viernes, junio 06, 2008

Disculpas a mí


He hecho de mi cabeza un infierno, sin admirar la belleza de las llamas. Al tiempo que hacía de tu mundo un paraíso, Y nunca vinieron las gracias. Por silenciar continuamente la voz en mi mente mientras, me hacía con la tuya. Por desperdiciar mis condiciones y adaptarme a otra voluntad, por ignorar mis necesidades y vivir por las de otros. Por renunciar a lo que podría tener, que ahora son las cosas que perdí. Las disculpas me las quedo, porque fui experto, fallándole vilmente a alguien, que terminé siendo yo.
Por no permitirme marchar luego de la colección de heridas, por tapar tus defectos, jugando que eran estrellas, la escarcha.
Por hacer de tripas emociones, me quedo las disculpas; por esas guerras negras, que buscaron podrir mi fuerza. Por el ruido que hiciste entre los míos. Por dejarme escuchar chillidos, que quise hacer música. Por permitir que hicieras de todo nada, por apoyarte aún, cuando sabía que estaba por debajo de tus palabras, por culparme de tu desdicha.
Me doy la mayor apología, por las falsas esperanzas; por hacerme parecido a ti, por ignorar las guerras latentes y dejarme al azar , por renunciar a mi silencio y aceptar tu constante ruido, por abandonarme tanto, disculpas a mí, por tratarme tan mal. Por quitar autoridad a los juicios que tenías pendientes en mí, nunca fui tan inconsciente, porque fui experto, fallándole vilmente a alguien, que terminé siendo yo. Por eso me llevo lo mío, porque mis ojos muertos, ansían el cielo, para volver a brillar.

No hay comentarios.: