miércoles, junio 18, 2008

Púdrete cinico asesino

Movido por tu egoísmo como siempre como lo único innato que te impulsa acabaste con todo.
Como un niño caprichoso que quiere nuevamente lo que daño, rompiste los sueños no utópicos de mi infancia; esos que sólo pude tener a esta altura de mi vida.
Tú destrozaste todo y aun eres tan no-vivo para hablar de amor, pero tú dañaste cada cosa mía, te esforzaste en acabar con todo, rompiendo, pisando. Y con eso me rompiste a mí, tú y tu violencia maldita y noqueadora, ellos están muertos y yo también así que no nos molestes.


No estoy listo para olvidar, y no siento que vaya a estarlo, ya es tarde para que lo corrijas.

sábado, junio 14, 2008

Caracter simpatético

Tenía miedo de que me pegaras si hablaba
Tenía Miedo de tu fuerza física tenía miedo De que me pegaras Debajo del cinturón
tenía miedo de tú Puñetazo asqueroso
tenía miedo de que me humillarás Tenía miedo de tu aliento de alcohol
tenía miedo De tu completo desagrado por mi
tenía miedo De tu temperamento tenía miedo de que las manillas volaran tenía tenía miedo de que los agujeros fueran perforados en las paredes por tus puños
tenía miedo a tu testosterona
Tengo tanta rabia como tu
Tengo tanto dolor como el que tienes como el que me diste
He vivido todo ese infierno que me ofreciste Y me he mantenido en bajo perfil por ti
Tú fuiste mi mejor amigo
Tú fuiste mi amante
Tú fuiste mi mentor
Tú fuiste mi hermano
Tú fuiste mi compañero
Tu fuiste mi maestro
Tú fuiste mi propio carácter simpatético
Tenía miedo de tus puñales verbales tenía miedo de la Calma antes de la tormenta tenía miedo por mis propios Huesos tenía miedo de tu seducción tenía miedo De tu coerción tenía miedo de tu rechazo
Yo tenía miedo de tu intimidación tenìa miedo de Tu castigo tenía miedo de tu silencio congelado Tenía miedo de tu volumen tenía miedo De tu manipulación tenía miedo de tus explosiones Tengo tanta rabia como tu
Tengo tanto dolor como el que tienes como el que me diste
He vivido todo ese infierno que me ofreciste Y me he mantenido en bajo perfil por ti
Tù fuiste mi mejor amigo
Tú fuiste mi amante
Tú fuiste mi mentor
Tú fuiste mi hermano
Tú fuiste mi compañero
Tú fuiste mi maestro
Tú fuiste mi propio carácter simpatético
Tu fuiste mi guardián
Tu fuiste mi ancla
Tu fuiste mi familia
Tu fuiste mi salvador
Y he allí el asunto
Y he allí el problema.

Alanis morissette.

jueves, junio 12, 2008

Brisas de utopía

Me he separado de mi mente y empecé a caminar, vi cada cosa que siento, sin razón, sin justificar, sin reprochar, siguiendo lo que soy, sin ser bueno o malo, sin culpas. Me encontré contigo te vi pasar, y no volteé. Porque debemos aprender a dejar, camine y lo acepté, di gracias, me sentí grato, y sentí mis ojos, e imaginé tu voz, y me elevé, y compartí con pasión el hecho de verte, donde ya no estarás. Hable alto sin miedos de herir o ser herido, y sentí ser responsable con lo que siento, y sentí que todo se puede sanar, y esperar, pedir, concretar, vivir y cerrar, que todo empieza de nuevo, que podría conocerte y pasar y en la calle mirar un instante fugaz y a lo lejos; voltear y saber que te vi, y no eras tú, porque no eras lo que yo proyecté. Que estas ahí, y moldear mi ser a tu forma, y pensar y saber, que vendrás. Que casi todo es posible.

viernes, junio 06, 2008

Disculpas a mí


He hecho de mi cabeza un infierno, sin admirar la belleza de las llamas. Al tiempo que hacía de tu mundo un paraíso, Y nunca vinieron las gracias. Por silenciar continuamente la voz en mi mente mientras, me hacía con la tuya. Por desperdiciar mis condiciones y adaptarme a otra voluntad, por ignorar mis necesidades y vivir por las de otros. Por renunciar a lo que podría tener, que ahora son las cosas que perdí. Las disculpas me las quedo, porque fui experto, fallándole vilmente a alguien, que terminé siendo yo.
Por no permitirme marchar luego de la colección de heridas, por tapar tus defectos, jugando que eran estrellas, la escarcha.
Por hacer de tripas emociones, me quedo las disculpas; por esas guerras negras, que buscaron podrir mi fuerza. Por el ruido que hiciste entre los míos. Por dejarme escuchar chillidos, que quise hacer música. Por permitir que hicieras de todo nada, por apoyarte aún, cuando sabía que estaba por debajo de tus palabras, por culparme de tu desdicha.
Me doy la mayor apología, por las falsas esperanzas; por hacerme parecido a ti, por ignorar las guerras latentes y dejarme al azar , por renunciar a mi silencio y aceptar tu constante ruido, por abandonarme tanto, disculpas a mí, por tratarme tan mal. Por quitar autoridad a los juicios que tenías pendientes en mí, nunca fui tan inconsciente, porque fui experto, fallándole vilmente a alguien, que terminé siendo yo. Por eso me llevo lo mío, porque mis ojos muertos, ansían el cielo, para volver a brillar.

miércoles, junio 04, 2008

Tu lluvia

He esperado a la lluvia, más que a ti.
La he esperado para bien recibirla, para ser empapado
y que oscurezca mi ropa pero aclare mi ser,
la espero para no correr cuando caiga como hacen todos.
Y te lo cuento como un secreto, mi enriquecealma muchacho de pena.
Porque cuando no pude llorar el cielo lloro por mí y a
aún le debo ese favor, he esperado a la lluvia mas que a ti , y la lluvia ya llegó.
¿Dónde estás tú?

martes, junio 03, 2008

Good nights my name is panic!


Hay noches donde una voz bajita nos dice al oído que no hagamos ciertas cosas, tal vez esa voz busque estancarnos o prevenirnos. Noche, una de aquellas donde me invitaron a una fiesta de esas. Donde la normalidad masiva y la carencia de mente parece abundar más que oxigeno en la atmósfera, hay presencias que pueden resultar altamente dañinas ante nuestras obsesiones y compulsiones. Era una de esas noches donde me doy cuenta de lo alérgico que soy a la gente, de lo detestable que me puedo volver y de la gran cárcel que llevo por dentro (pero que amo y dependo), una de esas noches donde me di la suficiente importancia como para sentirme más que mucha gente, aunque siempre se diga que somos iguales NO ES ASí, no somos iguales, algunos somos más que otros y otros son más que nosotros, simplemente hay que ver alrededor para ver quién aporta y cambia y quién no, eso basta para sentirse especial y diferente. Hay mucha gente dañada allá afuera al menos mis daños no me obstaculizan a buscar un mundo mejor. Soy geneticamente incapaz de ser feliz , pero esto no quiere decir que sea alguien en constante aflicción por la tristeza. Me defino como alguien de emociones intensas.

Fue una noche interminable, enferma, asquerosa, detestable, sucia ni si quiera el alcohol pudo apagar las emociones dañinas que empezaron a brotar sentía que odiaba a todos a cado uno profundamente al punto de mentalizar cabezas explotando y sangre a montones. Lo sabia no eran ellos era yo, era mi falta de paciencia, soy el del jodido problema y no me importa, nunca debí ir a esa fiesta pues mis monstruos internos empezaron a jugar conmigo debía salir de allí en medio de la madrugada en un sitio desconocido, debía tomar un taxi, sentía cada paso al salir de ese lugar tan espantoso y simple, las calles se hacían pequeñas el frió subía y me dio un ataque de tos mientras trataba de huir. No paso siquiera un taxi, estaba atrapado. La conducta de muchas personas empezó a ganar sobre mí, nada podía hacerme escapar de ese sitio lleno de enemigos en serie con su contagiosa estupidez, me estaba comiendo a mi mismo.

Mi escape fue un intento fallido, mientras maldecía internamente al universo escuchaba las risas de todos, peor aun así no veía a nadie, porque
he llegado a ignorar a la gente a tal de no verlos.

Entonces pasó; me di cuenta que tenia un ataque inevitable de
pánico sentía que iba a reventar, salí corriendo me escondí detrás de un carro y sentí la obligatoria necesidad de hacerme daño, busque algún vidrio, o algo que cortara pero no lo encontré, busque en mi bolso por alguna otra cosa y fue en vano, hasta que vi adherida a mi bolso una chapa que decía: "Yo love me" (bastante irónico y sarcástico), la chapa fue la salvación la arranqué y levanté su alfiler, apuñalé mi brazo compulsivamente sin entender cómo cada vez que lo hacia me iba desahogando, supe lo oscuro que soy, realmente siempre lo he sabido, he estado en suficiente contacto conmigo como para conocer mi naturaleza y mis limites, mis oscuridad y mi luz. Se acercaba el final de todo, llego una amiga que sugestivamente vio a corta vista algo de mi autoflagelador acto, me preguntó qué hacía, le dije que nada, agradecí al alcohol que desenfoco su vista y no pudo ver que mi brazo había quedado como un colador con puntos de sangre hechos por una chapa de decía "que me amaba mi mismo", luego de esto mi soledad (mi sagrada soledad) fue violada por el mismo grupo de idiotas del cual escapé. Finalmente un taxi llegó, creo que pasaré un rato sin salir, no estoy en condiciones para el mundo. !Buenas noches!