lunes, noviembre 30, 2009

Firts day of my life - Bright Eyes

video

Viernes 27 de Noviembre
Sí, viaje toda la noche para en la mañana conocerte.


martes, noviembre 24, 2009

A veces pienso Que:

Un día terminaré inventando palabras nuevas para las cosas que siento.

domingo, noviembre 22, 2009

De lo oscuro a lo negro

Tras de mí pusiste tus labios en mi oreja; suave y muerto dijiste: quiero pasar el día aquí, así de ti. En silencio a medias volteé, tu inocencia se asfixió en mí. Con mi cara muy cerca de la tuya, la humedad deslizaba gotas de mis sienes a mi cuello, de mi pecho a mi ombligo, y tus gotas y las mías se acoplaron, tus dedos se flexionaron con mi cintura. ¿Tendrías miedo si te ahogo en mi humedad? Te pregunte, y dijiste no, lentamente quiero esconderme en ti, dijiste.

Si te lleno de mi gloria primitiva será la primera que conozcas, la primera que pruebes y entonces cada vez que la busques estaré yo allí, aun cuando no esté, estaré yo siempre allí. Pero tú buscas la gloria en mí, la humedad en mí, tu placer comprimido en mí, y dijiste: muchacho de los versos quiero empujarme, irme de lo oscuro a lo negro y luego dormirme en la orilla de tu ombligo. Entonces sólo te miré, y quise cantarte para dormir.

Bajo las cosas que caen empezarás, con tus manos de piedras cuadradas talladas por Miguel Ángel y ahogarás tu miedo en la oscuridad de mi desnudez, querrás sentir que me conoces, si quieres conocerme libera la presión de tu deseo, si te aferras a esta guerra y lo haces bien te dejaré ganar, contra mi peso liberado... en mi brisa cálida sobre los vellos de tu abdomen, te dejaré ganar en mí.

jueves, noviembre 19, 2009

¿Son las relaciones la religión de la nueva era?

En la Biblia Dios manifiesta ser el único gran adorado y cita no adorar otros dioses. Si el hombre es la imagen de Dios, no debe sorprendernos encontrarnos con personas que pensaremos serán los únicos en nuestra vida.

¿Qué tan diferentes son las religiones de las relaciones?, el inicio de una prospera relación ha de basarse en la monogamia, al sentirnos de lleno en una relación nos volvemos adoradores, estamos a la deriva de nuestras expectativas, nuestros miedos y sobre todo de nuestra fe.

Dependiendo de nuestra cercanía personal nos volvemos fieles seguidores; constantes en el arte de adorar una fuerza que se nos hace inexplicable y superior. Ante una fuerza de atracción que parece ser más fuerte que todo. Somos felices ante muestras gratas de nuestro Dios y empezamos a presenciar milagros; entonces nuestra devoción se hace también dolorosa cuando alcanza el apogeo sentimental, cuando recibimos menos de lo que esperamos (porque siempre queremos más) . Creer en algo, nos hace dependientes, y nos hace ciegos, por que si fe religiosa se basa en creer en algo que no se ve, la fe relacional se basa se define en esta nueva era como expectativas hacia nuestro Dios , y esta fuerza se basa también y fielmente en creer lo que no vemos pero sentimos intensamente.

Pero no sólo contamos con una metáfora de Dios en las relaciones, podemos encontrarnos casi siempre en algún divino campo de batalla donde estaremos cara a cara con el demonio que amenaza nuestras creencias; sólo que este es más real y sufrido que cualquiera mencionado en cualquier libro o cita religiosa. ¿Cómo reaccionamos al ver como se rompe en pedazos todo en lo que hemos creído? ¿Cómo sabremos qué hacer si el caos se para frente a nosotros y se niega a irse? Simple.
No lo sabemos.

Las relaciones tanto como las religiones se basan en reglas, en prohibiciones con la promesa de un premio glorioso y un paraíso donde seremos felices . Pero...
¿Es el amor la mayor prueba de que podemos hacer superior todo lo que queremos locamente? Tal vez si recordamos que somos nosotros los que dictamos cómo y en que creer en esta nueva y empedernida religión, dictada en pleno siglo XXI podremos nosotros elegir nuestros diez mandamientos y tal vez ... sólo tal, vez todo va mejor. Sea cual sea el motor que nos mueva o nos impulse a creer, conoceremos el cielo sólo si tenemos la fortaleza suficiente para hacerlo, y sobre todo si tenemos fe en nosotros mismos.

domingo, noviembre 15, 2009

Esto no se puede escribir

Noches como esta vuelvo a los días de encierro, y busco el silencio casi como algo que nunca existió, las paredes se vuelven prisiones blancas y ella grita: me quiero morir, me quiero morir.
Ella se quiere morir, su llanto me tortura. Noches como esta busco dentro de mi la razón, hago pausa, trato de caminar. Cuando la guerra de su ser se calla, mi cabeza callada grita, y es por esto que en las noches me siento lejos de todos, Jesucristo descalzo bésale el alma por favor, para que deje de llorar, por favor, por favor, a la niña hambrienta por favor, a la que se quiere morir, Jesucristo por favor, cuídamela por favor, cuídamela.

Ojos negros

Respira cerca de mí
respira para mí cuando estés cerca, 
complace este capricho,
cerca de mí
que en tu vientre yo me duermo.
Que te regalo la promesa de cuando me ames
darte yo las caderas mías que tanto te gustan,
cuando me ames mi cintura tambien te la doy.

Bésame a ojos ciegos
ojos negros recostado en penumbra oscura
que la boca se me llena de un chorro de agua .

Ojos negros que me buscan
que me han hecho verlos
la belleza se te escapa por las pupilas,
y la voz ronca de la mujer que nos canta nos acerca,
como la vida nos canta que nos unío,
como tú me cantas,
mientras me respiras el sudor
y te escondes en mis secretos.

Y nadie podrá entendernos ojos negros,
porque cosas como estas no se sienten a montón.
Porque no todos los días sientes querer compartir las historias de los caminos.

Esto no es poema
esto no es un cuento
ni un escrito o una novela.
Esto son los pensamientos que me invaden y me roban
esto es una forma de decir que siempre querré saber de ti,
es esta la más sincera manera de decirte
que podré conocer tristeza del nombre de cualquiera
pero del tuyo jamás.

Para Francisco.

martes, noviembre 10, 2009

Contigo

Caminábamos, corríamos, hablábamos, nos besábamos, gritábamos, reíamos, comíamos, peleábamos, nos abrazábamos, nos bañábamos, nos despedíamos, hablábamos horas al teléfono, nos volvíamos a ver, caminábamos, nos tocábamos, nos callábamos, nos besábamos, nos desvestíamos, leíamos, escribíamos, creábamos, escuchábamos música, nos influenciábamos, nos emborrachábamos, cantábamos, nos uníamos, decías mi nombre, decía yo el tuyo, nos besábamos, dormíamos, y despertábamos, y no estabas y después sí, y después no, y después no. O sí?, el asunto es que no me se ni siquiera tu nombre completo, y no me importa.

domingo, noviembre 08, 2009

Camino bendito azabache

Estrella blanca, estrella nueva, distante y hermosa ,
estrella negra estrella vieja que te acercas y no estás,
y tus ojos de noche nueva que me miran y yo ceso a su mirar.

Te pareces a mi casa, y te pareces al alma mía.
Estrella blanca, estrella pura que te agarras a mis cabellos,
Estrella negra, estrella adulta, que deseas mi cuerpo.

Te doy recuerdos dormido pero también despierto,
Te mando besos fríos a tu torso hervido, de camino bendito azabache.
Estrella blanca de flores puras, presa de la muerte que te busca,
estrella negra que me muerde y se burla, te pareces a mí.

Llénate de mi sangre, hazme beber de la tuya,
Mirada de noche nueva que me vigila y me alumbra.

Estrella de ojos negros de sombra y agua pura
solo quiero atraparte y encerrarte en mi noche sola y profunda.

viernes, noviembre 06, 2009

Vedrai

Mañana hija del sol que te brilla,
Mañana parida de la luna grande, blanca y sola.

Traes contigo al muchacho que se ahoga en sangre,
al de la sonrisa roja.
Mañana que llenas de lágrimas mi ombligo.

Eres esperanza para los hijos de Adán y de Lilith también,
Y eres muerte para el que no te espera.

Duende de mirada perpetua
prometes en vano un mundo sin soledad,
tráeme Mañana a alguien para amar.


Mañana que haces charcos de sangre en mi boca
traes en tus horas también ríos de miel,
eterna y niña por siempre, por nunca poder ser.

Lucifer se esconde de ti aunque te parezcas a él,
y los que quieren vivir beben de ti
menos el ultimo que quise... al ultimo que amé.

domingo, noviembre 01, 2009

Mi cuartico


Mi cuarto te estuvo esperando, te estaba esperando pero tú no llegaste. Yo quería guardarte allí muchas noches y sentirme grande contigo, pues casi siempre me siento chiquito. Los limites son fantasmas en estas paredes.


Quería contarte de mi niñez y escuchar sobre tu futuro. Despeinarte más por las mañanas. Quiero contarte que mi cama es un colchón casi nuevo, que esta acostado sobre el piso, es muy cómodo y tiene duendes que apenas te acuestas te hacen dormir, allí seríamos preciosos juntos. Querré de ahora en adelante olvidar el sabor de aquellos días, escondidos contigo.


En lo pequeño de este cuarto tengo: dos ventanas de formas muy bonitas y algunos vidrios de colores. La ducha es estrecha, pero tú y yo estaríamos allí sin problema alguno. Recuerdo cuando te conocí. Pensé que sanaríamos juntos. Pensé que estando aquí doblaría tu franela, deberías ver cómo lo hago, nadie lo hace como yo, es lo característico de la torpeza. Tristemente mi cuartico no te conoció y tú menos a él. Porque había flojera en esas ganas perdidas, equivalentes a una falsa política; que mucho dice y poco hace, tú: amor desechable. Pero quiero que sepas que mis paredes te esperaron, por pura insistencia mía, a fin de fin de cuentas era yo quien se moría por conocerte, y es sólo ese deseo, que se expande para luego morir, aquí en mi cuartico.