viernes, diciembre 21, 2012

A veces pienso que:

El adiós es la unidad con que se mide la muerte.

miércoles, diciembre 19, 2012

Nuestra Curia

La fragilidad surge de quien realmente conoce la fuerza
Fuerte digo que quererte es volverte mi casa,
y dicha ausencia es quedarse en la calle.
Fuerte digo que tu inexistencia me amputa la sonrisa
Rota nuestra curia,
Tu pensamiento me visita vuelto ave
que torpe me tira la mirada al piso
Pero si la molestia no se explica,
y la explicación no da el gesto
y el gesto no nace y crece
hasta convertirse en modo
y el modo no busca el tiempo,
y el tiempo no nos encuentra
entonces será esta distancia
sin explicación 
ni gesto
ni modo
ni tiempo
lo que dejamos pasar:
será nuestro fin. 

lunes, diciembre 17, 2012

Vértigo


  

Siento caer

A veces pienso que:

He conocido muchas personas destruidas por esa droga llamada pereza.

Valentine

sábado, diciembre 15, 2012

A veces pienso que:

En  mi mundo no hay bondades, hay diferentes grados de maldad.

miércoles, diciembre 12, 2012

Novena Carta

Decía mi madre que los muertos no esperan ¿Es esta un tipo de muerte? Porque he dejado de esperar, he andado por la calle y ya el cielo no se cae como piedra, no me hala el pelo, no me despinta la boca, ya no hay piedras allá arriba, vi caer de hecho, te  juro que vi caer del cielo mi piel, que estuvo perdida, y que fue el papagayo de un niño maligno disfrazado de amor. El diablo se volvió a dividir entre todos, ya no habita a una sola persona, respiré otra vez. Esta carta pareciera que se echará a volar. Esta carta ahora late, como late por primera vez un músculo que trae vida y nos dispara a un mundo loco, caminaron mis cartas conmigo, esta lo hará también ¿Lo hará? Y las letras me dibujaron por un instante, entre todo mi blanco y negro, se asomó como una flor, un color nuevo. Me hicieron las letras parte del silencio, porque ellas ahora hablan por mí. Detente dijo esta carta, ya no quiero nacer; yo también he nacido de la muerte, no sientas pena, quise decirle, pero no le dije nada, ya sabrás que a veces me pierdo en mi boca. La carta quiso volar, y la carta yéndose y Platero y nosotros, y Godot que no llega y la boda que no era boda ni de sangre sino salsa de tomate. Y los que no leen, los que leen, y los que creen que lo están haciendo. No eran veinte los poemas, eran setecientos. Y nadie dijo nada.

 Me pediste el mar, y te traje con él también a todos los ahogados; está bien, tú no podías saber que así soy yo. La carta secó el mar de mis ojos y puso una luna menguante en mi boca ¿Es esta un tipo de muerte? Claro que lo es, era mi miedo ser un recuerdo, y bueno, ahora lo soy, pero soy un recuerdo que se desnuda. Y que me cuente esta carta, cuando yo no pueda contarme por mí mismo, porque de esta tormenta sólo queda la garúa, y si esta sonrisa es mi muerte, será por eso que no recuerdo para quién escribo ya. Todos los finales nadan hasta donde nacieron las sonrisas del inicio, sólo para morir. Y ahí se quedan, para siempre.

A veces pienso que:

Te habrán quitado todo, cuando tu pensamiento no sea propio.

Azul Rosado



martes, diciembre 11, 2012

A veces pienso que:

Llegué a este mundo con una gran cantidad de vergüenza, yo no sé de dónde la saqué, pero no he dejado que me impida hacer nada.

Mi Santa Oración Libre

Nietzsche me instruía, Ginsberg me besaba,
Virginia me enseñaba a nadar. 
Sylvia cocinaba, con Rimbaud jugaba,
Turing no quiso comer más.
Viernes por la noche, los raros brindamos,
comparamos morados para recordar.
Gandhi es mi conciencia
Jim y Janis cantan,
Sarah Kane regala lazos
al que empiece a llorar.
Lorca es quien me cuida, Neruda quien me mira,
Pizarnik me ofrece pastillas si me pongo mal,
Audrey está danzando, los raros miramos,
aplaudimos entre hadas para celebrar.
Kandinsky me pinta
Bukowski me borra,
Storni odia la canción sobre el mar.
Poe es mi cuentacuentos,
Truman me emborracha,
Whithman trae rimas que me harán brillar.
Los raros rozamos
el cielo boreal,
alas al zapato es la fe en el arte,
la fe que nos hace volar.
No te salves, dice Mario
entre arenas Reinaldo grita libertad.
Frida es mi amiga, Miyó mi madrina,
esperamos que Kundera venga a jugar.
Ningún dios fue invitado a la fiesta de los raros
ya nadie nos daña, pase usted sin armas
hacemos del insulto mariposas de cristal.
La vida es nuestra madre, la muerte es nuestro padre,
a veces los raros reímos, a veces chillamos
y ahora todos esperamos
que siempre nos juntemos a bailar.
Amén.

jueves, diciembre 06, 2012

A veces pienso que:

Puede uno estar viviendo en el mismísimo infierno, naturalizado a sus llamas, sin tener idea que son llamas. Ahí está el peligro de la costumbre.

martes, diciembre 04, 2012

Azul y no tan Rosa y Cien colores Más

 
El 30 de Noviembre de 2012 se estrenó en los cines venezolanos el largometraje que Miguel Ferrari inició como proyecto en el año 2008, "Azul y no tan Rosa". Debo reconocer que cuando vi el tráiler de esta película, pensé que era bueno que tocaran al fin aquel "Tema silencioso", el tema que sólo usan para reír en Televisión Nacional, aún así me preocupaba la forma en que lo tocarían, porque estamos, sobre todas las cosas escasos de justicia y educación.Sin embargo hay veces en nuestra vida que podemos equivocarnos, y luego de ver quizás el mejor intro que he visto en el cine nacional, Azul y no tan Rosa, me demostró que yo estaba maravillosamente equivocado, pues el tema no sólo había sido tocado en un tono inteligente y honesto, sino que estaba cuidadosamente detallado, lleno de valores estéticos que llenarían mis expectativas.

Azul y no tan Rosa no sólo es una buena película, sino que es justicia al cine venezolano. Anuncio como tonto, a aquel que diga, que defina o etiquete este trabajo, como "Solo una película gay", pues Azul y no tan rosa cuenta con un montón de colores, temas, emociones y formas, que la convierten en una película multigenero, que como buen cuentacuentos te hace reír, llorar y pensar una y otra vez.  Miguel Ferrari sabe sin duda lo que hace, y conoce el valor estético del detalle como herramienta sensorial, y Alexandra Henao supo traducir eso a una impecable fotografía. Azul y no tan Rosa es transformación, es atrevimiento brillante, es un beso distinto, un rescate del concepto de la familia, una cachetada a los burlones, una patada en el culo a los odiantes. Y sobre todas las cosas es un mensaje que llega en momentos de necesidad. En un país donde ningún medio televiso muestra decentemente a un personaje sexodiverso, en un lugar donde no sólo se condena lo diferente, sino que se atenta contra ello, en un país donde te queman vivo por tener una opción sexual distinta (Léase caso de Ángelo Prado).
 
Una película como Azul y no tan Rosa hace una pequeña gran diferencia en la historia de los marginados, a los que simplemente son distintos. Pero más allá de un mensaje social, me encontré con una gran realización cinematográfica que brillantemente se aleja de lo vulgar y no peca de pretenciosa. Este proyecto, grabado en Madrid, Caracas y Mérida, reúne personajes inolvidables, con matices distintos y ricos, diría yo que algunos inclusive con matices Almodovarianos que decentemente te hacen sentir que la emblemática Hilda Abrahamz A.K.A Delirio del Río  (Como Dolores pero Delirio) Es amiga intima de la inolvidable Agrado (Antonia San Juan) de Todo sobre mi madre. Perla Marina en la piel de Carolina Torres, es la protagonista sufrida y encantadora de su propia telenovela, que puede parecerse a la amiga que todos tenemos, que no escucha consejos hasta que es demasiado tarde, y sin embargo ofrece un carisma natural que es para nosotros, sumamente necesario. Carolina Torres trae un Ángel que se queda en la memoria.
   
Guillermo García interpreta a Diego, un personaje que según mi punta de vista, es el primer Homosexual realista que he visto en las pantallas Venezolanas. De mirada melancólica y sonrisa de niño, Diego es un laberinto, a veces un candado sin llave, y otras veces es como todos nosotros, solamente alguien que termina necesitando desesperadamente un poco de justicia. Diego es metamorfosis ante el abuso. La sensibilidad y el compromiso de Sócrates Serrano (Fabrizio) Ilumina, conmueve. Complementa en química e historia a Diego. Por su parte Ignacio Montes fue la gran revelación, quien en su natal España ya se da a conocer por su trabajo en TV, interpreta Armando, un muchacho que se ha hecho estragos en la ausencia de su padre, la soledad y la inseguridad, que termina estallando como un volcán para luego crecer y romper sus propias cadenas, ofrece momentos tan párvulos como intensos, al punto de convencer al espectador que está viviendo lo que él vive. 
Un elemento sumamente importante y destacable, y es que al fin nos encontramos ante una historia con Acción Dramática, es decir, los personajes se transforman, cambian, padecen, evolucionan, son humanos. Esta realización está llena de detalles, de tributos, algunos a la vista (Como un tranvía llamado deseo, o Rebelde sin causa) y otros que estoy seguro no descifro aún. Azul y no tan rosa, no es para verla una sola vez (Yo ya la he visto tres) es que nadie llora como llora Elba Escobar, es que quiero un abuelo tan ocurrente y colorido como Juan Jesús Valverde. Azul y no tan Rosa es que somos una rica mezcla cultural, es que nos están matando y nadie hace nada, es que se burlan de ti por ser diferente, sin siquiera preguntarse por qué, es la tonada de Luna llena de Simón Díaz, es el Tango Poema que canta Roberto Maida, mientras uno lo aprender a bailar, es un guiño maravilloso al Quinto Elemento, en voz de Mariaca Semprun bajo una escena que vuelve mar los ojos y te pega la piel del techo. Tiene quizás esa poética rica de estética pero llena de fuerza, como una canción de Mecano. Azul y no tan Rosa es mucho más que una película, es una pasión y un reclamo hecho arte, porque estoy seguro que Azul y no tan Rosa son más que dos colores, créanme son cien colores más, y si no puedes sentirlo, apreciarlo, verlo o vivirlo, podría ser que te has quedado un poco gris.

Puedes serguir al parte del Maravilloso elenco en twitter:
Miguel Ferrari:
Guillermo García: (Diego)
Ignacio Montes: (Armando)
Hilda Abrahamz: (Delirio) 
Carolina Torres: (Perla Marina)
Sócrates Serrano: (Fabrizio)
  
Puedes ver las ilustraciones que hice sobre la película aquí