miércoles, julio 05, 2017

Verdugos

¡Cómplices! 
Hermanos de la violencia. 
Adoradores de una justicia ensangrentada 
ocultando la porquería de una remembranza 
de las peores barbaridades que se han cometido
en esta tierra verde y víctima
y peor aún, ¡Ejercito maldito!
asesino de ideas y devorador de mundos
que recibe apoyo aún de muchos 
que aplauden la masacre sin conocerla, 
sin padecerla, solo porque te hablan de pobreza,
como si la pobreza no pudiese ser un arma
que te apunta y que te odia, y que cuando 
hiere te hiere a muerte. 
Y entonces te la cuentan como si la conocieran
pero lo que tienen es una idea
una memoria heredada que petulantes 
llevan en el pecho de oro hueco
pero la pobreza no se entiende
la pobreza se siente y se siente ardiendo 
como carbón rojo en la barriga
se siente en las manos de braille de mi madre 
en el sitio de la casa donde arrincona sus sueños muertos
y tú luego arrinconas los tuyos.

¡Complices! 
¡Hipócritas!
que se sienten con derecho a orinarse
con pseudo-inteligencia en la tumba de otro, 
sumergidos en la comodidad de los cobardes
que nunca aprendieron a preguntarse
si había algo perverso en eso 
que incuestionablemente estaban defendiendo. 

No hay comentarios.: