domingo, noviembre 20, 2016

TLX OMG

Conociste el sabor de mi boca
antes de escuchar el sonido de mi nombre
haciendo piruetas con tu sexo amaestrado
mi mirada quedó atrapada entre tus pestañas carnívoras
y qué iba a saber yo 
que amarrarías mis manos con las tuyas en Castro
que tu concierto blanco bautizaría mi cara.
Yo esperaba ver morir el verano 
pero tú volvías cada noche y lo traías de vuelta
tú no sabías que yo esperaba el choque 
que esparciera mi cuerpo rojo por tu ciudad
y morirme en la ciudad de las maricas
y ahí quedarme contigo 
pero tú abrías la puerta con aire de generación vieja
y me abrochabas el cinturón 
y me pegabas con un beso al asiento
mientras la muerte brillaba lejos
yo extraño tu boca africana comiéndome el miedo
en los parques nocturnos donde las miradas me aterran
también tus canciones estúpidas sobre mi pelo loco,
los días sin crueles ausencias.
Yo ahora entiendo
que todo este tiempo
estuvimos cavando la tumba
de un hermoso recuerdo. 


martes, octubre 04, 2016

Hombre Hombre

Hay cierta mirada de animal herido
que algunos hombres llevan,
mientras tratan de reafirmar el yugo 
de su necesitada masculinidad.

lunes, septiembre 26, 2016

A veces pienso que:

Hay algunos poderosos, con un miedo terrible, de que entre uno de los débiles se levante alguien más poderoso. 

miércoles, septiembre 07, 2016

A veces pienso que:

Mi gran problema con las personas, es que la mayoría usa la religión como el único principio que les hace mejores personas.

domingo, julio 24, 2016

Chilenito

Y es que usted me hace sentir,
discúlpeme lo insistente
como decía doña Violeta
volver a los diecisiete.

martes, junio 28, 2016

Los estamos esperando

Daniel Arzola, Serie: No Soy Tu Chiste, todos los derechos reservados. 

Cuando tenía 5 años, le dije a mi mamá que me gustaban otros niños. Lo hice desde la inocencia, desde esa misma inocencia que te dice que el amor está en lo que puedes sentir y no en los cuerpos ni las formas ni los géneros. Yo estaba listo sin saberlo, lo sentía. Pero hay quienes tardan más. Cuando obligamos a alguien a salir del clóset le estamos violentando, le empujamos a correr sin que sus pies estén listos para hacerlo, a aceptar algo con lo que aún no puede lidiar. Aunque no podamos entender sus razones para ocultarse, algo ocurre. Quizá algún día para esa u otra persona será más fácil salir a la luz que quedarse escondido. Nadie es más o menos por decirlo o no. Cada proceso es distinto, cada historia es distinta, y muchas veces todos vivimos de la única manera en que podemos. Salir del clóset seguirá siendo necesario mientras lastimen personas por motivos de su identidad sexual, mientras maten a alguien porque era trans, cuando llamen indefinido a un bisexual o despidan a alguien por ser gay o lesbiana, mientras los derechos sigan dependiendo de si eres heterosexual o no. Pero incluso hay quienes no se privan de sus vidas y emociones, sin tener que hacer una declaración, esos también son libres, a su modo, pues la libertad no es una sola, y quizá aún estamos aprendiendo qué significa ser libres. Algo tenemos en común, y es el miedo, el miedo a que todo cambie, a que una sola de tus muchas partes te defina y se quede tatuada en la frente. Pero ése es un miedo que quizás no nos pertenece, es un miedo que alguien más nos enseñó, ése miedo lo vencemos cuando entendemos que en cada proceso, de cada historia, de cada persona, ser lo más parecido a lo que soñamos depende de nosotros mismos. A los que aún no pueden decirlo, a los que el miedo les pone la voz chiquita, les digo: Tómense su tiempo, somos una gran familia y... ¡Los estamos esperando!

sábado, junio 25, 2016

A veces pienso que:

La vida hay que alimentarla con primeras veces, para que crezca bonita.

sábado, mayo 28, 2016

La rima del niño que fuma


Yo hago la paz 
tú traes la guerra 
me entierras los ojos
te abro la puerta 
naufragio inminente 
tu voz de sirena
rompimos el día 
con la luna llena. 

jueves, mayo 05, 2016

05 de mayo

Pedacito de amor indomable, 
a qué invierno sin abrigo 
fue que te arrojaste.

miércoles, mayo 04, 2016

Bandera blanca

Y el día que empezó la guerra
yo decidí salir desnudo
y mostrar todos los miedos
todas las heridas
todos los complejos
la tristeza morada
los días azules
mis colores muertos
las noches imaginarias 
y decir te quiero
te echo de menos
ante el disparo
ante el silencio
ante el teléfono mudo
yo, desnudo
más vivo que nunca
lo dije todo.
Para que me destrozara el otro
si fuese esa su intención,
y no, y no, y no
lo que yo mismo siento,
y es que a mí  no me avergüenza el dolor.