domingo, septiembre 18, 2011

Palomas al vuelo

Cuando tienes 6, la primera vez que alguien te dice "marico" sientes un enorme peso histórico tratando de aplastarte. O al menos eso recuerdo haber sentido yo, cuando mi hermano una vez me lo gritó, y cuando aún no sabía yo, qué significado tenía esa palabra. Sobre todas las cosas, sabía pensaba que era algo malo. Entonces sientes la inmensa necesidad de correr por un laberinto imaginario, y perderte, y no saber jamás de esa palabra, y lo que puede hacer contigo. La verdad es que terminas llorando. Pero entonces inicias la escuela, y el monstruo del cual escapabas se te aparece cara a cara. Y lo peor de todo, es que aparece multiplicado: gay, raro, pato, pájaro, mariposa, pargo, parchita, joto, marica, puto y más. 
Muchas veces eres lo que atacas sin razón, porque el desprecio ataca y se despierta, cuando se ve reflejado a sí mismo en alguien más.

Siendo un niño, aprendes a defenderte como un niño. Porque si las palabras se hacen monstruos, aprendemos a comportarnos entonces como superhéroes, con identidades secretas, y un superpoder. Claro que cuando se caen nuestras gafas y se dan cuenta que nos parecemos más a Superman que a Clark Kent, empiezan los problemas. 

El asunto es cuando luego de ciertos moretones físicos y psicológicos, descubres que hay demasiadas formas de ser homosexual, en referencia a lo que realmente significa ser homosexual. Siendo así, para ellos: Ser callado, era ser homosexual, no tener intereses sociales, era ser homosexual, dibujar, era homosexual, leer, era ser homosexual. Incluso gustarle a una niña, te hacía más homosexual que nada en el mundo. Aunque nada de esto tenga, o tuviese que ver jamás con sexualidad. Además, que la guerra que enfrentamos, es y ha sido, todos contra uno. Dios, los padres, los amigos: la gente. Del otro lado del ring, estabas tú, o estaba yo.

El problema es, cuando el positivismo o la creatividad, no te alcanzan para jugar, a ser un superhéroe, y te das cuenta, que bien, podrías ser el enemigo de una historia. O peor aún, la victima de la misma. Cuando notas que tu "poder", no sirve precisamente para defenderte. En esos días tienes 12 años,  rayan las paredes de tu edificio con tu nombre y aquella palabra de peso histórico, y  lanzan piedras que rompen tus vidrios y hacen llamadas a tu casa, e inventan cosas sobre ti. Posteriormente. Te das cuenta, que quieras, o no. Hay una guerra. Y quieras o no, tendrás que pelearla.

Pero lo preocupante de nuestras guerras, no es la existencia de las mismas, sino, la indiferencia que nos derrote antes de pelearlas. Porque en estos lados del mundo, no se ha medido el daño de la burla, ni los males que pueden hacerle a nuestros días. De tal modo, los días de adolescencia se asomaban. Y cualquier rasgo positivo, era buscado y ridiculizado por una comunidad heterosexista. Y ahí estuvo el peligro, de quien impone la discriminación. Sembrar en ti, una culpa que no te pertenece. Lástima que siendo un niño, ninguna profesora citara a Eleaonor Roosevelt y eso de "nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento". Para ese entonces, ya varias batallas habían sido perdidas.


Sin embargo en Biología, conocías a Darwin y su selección natural, cuyas leyes -cual biblia- nos diesen la espalda. Porque si el Darwinismo tuviese entera razón, los homosexuales, como población con características no destinadas a la reproducción, estaríamos destinados a desaparecer. De hecho, hoy yo no escribiría esto. Pero Darwin  tuvo razón, cuando hablaba de la adaptación, como el núcleo de la evolución. Y ahí es cuando entramos nosotros. Porque el individuo homosexual sabe de adaptaciones. Y ahí está la fortaleza, ahí está la evolución, aunque el resto de mis compañeros de clases, o vecinos no lo entendiesen. Ni hoy, ni nunca.

Entonces a finales de los 12, vas a casa de tu mejor amiga, y escuchas a su hermana mayor, hablando mal de ti, usando los términos ya antes repasados, y decides vengarte. Decides pasar por su cuarto y robarte un CD. Finalmente llegas a tu casa, pones el disco y escuchas algo que te educó, más que 8 años yendo a la escuela. 

Decía entonces: 

"No estoy yo por la labor,
De tirarles la primera piedra.
Si equivoco la ocasión,
Y las hallo labio a labio en el salón.
Ni siquiera me atrevería a toser;
Si no gusto ya se lo que hay que hacer:
Que con mis piedras hacen ellas su pared."
 
Era eso,  era alguien cantando sobre esa guerra a gritos que nadie nombraba con propiedad, y decían claramente que nadie podría ponerle fin. Entonces fue el inicio de la compresión. Fue así que empezaba a entender la carga histórica. Porque existió un Federico García Lorca contra el franquismo, y existió un Oscar Wilde contra una sociedad inglesa, una Virginia Woolf con piedras en los bolsillos, y un Reinaldo Arenas contra Fidel.
Con una canción de Mecano, un grupo que cantaba de esta forma, aún, cuando yo no había nacido. Entendí en esos días, que el conocimiento sería la voz que rompería el silencio, que el conocimiento sería la luz, ante el gris mortecino.  Que hay cosas que no podemos cambiar, y a esas cosas podemos odiarlas o aprender a quererlas. Y siempre es mejor ser funcional.
Entonces ni Dios ni Darwin, reprocharon nada. De hecho Dios nunca  bajó a quejarse de mí. De hecho por cada Dawin es bueno que haya  una Roughgarden.


“Una de las últimas teorías propuestas para la homosexualidad se basa en la llamada  selección social. Propuesta por la profesora de biología de la Universidad de Stanford Joan Roughgarden,  la teoría se enfrenta a la selección sexual de Darwin. Básicamente niega la reducción de la diversidad sexual a dos sexos, uno masculino y agresivo y otro femenino y cohibido. Con numerosos ejemplos del reino animal y de culturasdistintas de la occidental, muestra que la naturaleza y las diferentes sociedades ofrecen soluciones sorprendentes a la sexualidad: peces con varios tipos diferentes de machos o cuyos componentes cambian de sexo en caso de necesidad; mamíferos que tienen a la vez órganos reproductores masculinos y femeninos, etc. En el caso de la biología humana, afirma que la existencia de homosexuales, transexuales y hermafroditas no es más que una variación natural que se integra perfectamente en la diversidad mostrada por los demás animales.”

Se trata de este modo, de la base de la defensa, porque cuando haces de tu punto débil un punto de fuerte, los golpes duelen menos. Entonces, hay cosas que ocurren dentro de ti, que explotan, cambian y te hacen sentir expansivo, pero lamentablemente, es difícil transmitirle la entera sensación a alguien más. Y ves entonces a personas que son gays, por ser gays, porque "Sólo eso son". No hay responsabilidad propia o respeto. Porque la tolerancia está en boca de muchos pero en filosofía de pocos. Y conoces mujeres machistas, gays homofobicos-heterofobicos-transfobicos. 
Y todo entonces se parece a aquellos días de paredes rayadas y vidrios rotos. Aún, habrá personas dispuestas a aprender. Finalmente esas terminan siendo las mejores personas que puedas conocer. Para aquel momento cuando tienes 22 y alguien te dice "marico", dudo que la persona sepa, que "marico", proviene de "marica", y que en España le decían así a las "Marías", que a su vez a los hombres con nombres de Marías, le decían "maricos" y que finalmente, sólo repiten un lado desfigurado de la historia, sin saber, cómo o porqué.
En cuanto a aquella pregunta de aquella canción, que nadie hasta ahora ha respondido: ¿Quién detiene palomas al vuelo?

- Pues, nadie, nadie puede. 


12 comentarios:

Manuel Benitez dijo...

Es aleccionador cuando mencionas "Muchas veces eres lo que atacas sin razón, porque el desprecio ataca y se despierta, cuando se ve reflejado, a sí mismo, en alguien más.". Y cuando mas adelante lo unes con aquellos aspectos en la cuales muchos gays actúan de forma homofobicas o de por si lo son. Es de aceptar que el criterio científico y psicológico tratan de ubicar y definir para su compresión con aquellos nombres o teorías; a veces pienso que perdemos tanto tiempo en etiquetarlos, que ser lo que realmente somos.

jesus super star dijo...

la homosexualidad no es una condicion natural por lo tanto es una conviccion que raya la naturalidad, las personas homosexuales tampoco entienden el tema TODOS LOS SERES HUMANOS SON HOMOSEXUALES . HOMOSEXUAL:decide del ser con apetencia sexual"lo cual no refleja ni en semantica, fonetica o biologica auditiva nada que comprenda, la xcomplejidad de la actividad sexual direccional, ya que las leyes naturales de procreaccion nada tienen que er con la actividad sexual inducida,por tanto el desvio,o desicion, opcion o naturaleza modeificada de la activa sexualidad masculina, o femmenina hacia su simile, es una proyeccion representativa de la urgencia copulativa y procreativa, la cual nada tienen en comun con el amor, lo social, o la vanguardia defensiva de los nucleos,la homosexualidad es una palabra de uso diriguido nada mas, y la vinvulacion de COPULACION SEXUAL ENTRE HOMBRES Y MEJERES CON MEJERES, ES SIMPLE aprendisaje sexual, todo ser con actividad sexual bipolar se decidira por una sea en su formato aberrado o su formato natural,lo cual lo liberara de sentirce diferente, o establecer tricheras emotivas o siclogicas con sus congeneres, ya que su evolucion como ser humano no esta ligada a su actividad sexual...
sr jesus super star

Arzola D dijo...

Jesus super star. Definir primeramente la homosexualidad como una convicción, ya sería de por sí, una contradicción. (Claramente en mi opinión) Porque no se trata de una idea, o una postura. Como en la política o en la religión, por ejemplo. Definir algún acto sexual deseado como algo que raye la naturalidad, es más contradictorio aún. Ya que el acto y deseo sexual, son naturales. Sea o no, para fines reproductivos. Por otro lado, no sé de dónde saque usted ese concepto sobre homosexualidad, que no implique la atracción afectiva, emocional y sentimental. Le recuerdo que, este tema, trata sobre los males de la discriminación y la lucha contra la misma. No se trata de hombres y mujeres teniendo sexo. Se trata de emociones y el castigo al asomo de las mismas.

PD: Para su respuesta, agradezco de antemano la buena ortografía (ya que faltó notoriamente en su comentario).

Arzola D.

chamanurbano.org dijo...

A una confesión íntima, creo yo, sólo se puede responder con otra confesión íntima. Así que mientras me animo a ponerla en palabras para tí (después de hacer mi tarea, por supuesto), me limito a decir que eres un gran escritor, en todo el sentido de la palabra.

¡Abrazos!

Sandum dijo...

Que hermoso *_*

Este post me recordó el día que nos conocimos, cuando me contaste alguna de esas cosas, pero las reflexiones siempre quedan mejor por escrito.

Te quiero mucho fren!

Anónimo dijo...

"Y ahí estuvo el peligro, de quien impone la discriminación. Sembrar en ti, una culpa que no te pertenece."

Qué grande fue eso.

Anónimo dijo...

Debo decir que "palomas al vuelo" está muy bien, refleja un sentimiento meticulosamente sentido por esta sociedad tan fribola y calculadora,
el ser humano todavía le falta tracender para comprender este tipo de eventos, la adaptacion y la asimilacion son necesarias; para evitar esa discriminacion que resulta reciproco.
El atraso cultural y la fuerte “anomia”
Estoy seguro que solo aquellos que conformemos ese gremio tan reducido entenderemos tus palabras. Gracias por compartirlo con nosotros
el resto de tus escritos tambien estan muy buenos. cuidate y suerte.

Miguel Gil.

Linorn dijo...

Qué bonito, la forma de exponerlo, particularmente no termino de unir cabos, pero supongo que tiene mucha relación esa clase de biología, que te marco.
AME!, si AME, la idea de la pared, hay una pequeña historia que te comparto, el otro día con mi novio salimos de la facu y le lleve a un lugar "mío"(no en el sentido posesivo, sino que lo apropie por sus características que le son propias)en una vereda donde hay muchos espejos, y en una pared una leyenda : "Cuidad Gay", el la miro, me dijo que boludos y nos besamos. Quizás, quizás, el sentido de rayar paredes no es, siempre para uno, sino para los que venimos detrás.

EN fin, me gusto mucho, agradezco, y me sentí regodeado con el juego del texto...
Salu2

Ayna dijo...

Me parece un ensayo excelente Arzola, creo que eres una de esas pocas personas que comprenden perfectamente la responsabilidad que hay detrás de nuestra sexualidad y nuestra forma de asumirla (todo esto aplica con homosexuales, heterosexuales, bisexuales, etc.).

Bolívar Pérez dijo...

Ésto es muy hermoso.

Jesiancona dijo...

Una hermosa manera de aleccionar. Un cielo de espejos para mirarte por dentro.

Eduard Quijada dijo...

Sr. Arzola, ante todo, mi más sincero respeto y admiración ante sus reflexiones, de las cuales me siento enteramente identificado. Hace mas de un año y medio, una amiga me refirió el artículo para hacer una comparación con un escrito mío y, en honor a la verdad, son muy similares. Hasta hoy es que tengo la oportunidad de leerlo.
Ojalá podamos entablar una comunicación e intercambiar opiniones.
Mis saludos y respetos.
Eduard.