domingo, enero 08, 2012

El inicio de las putas

Un cruel inicio me castiga por olvidar vestirme de virgen para ti, La ceguera del inicio es esa que no te permite ver luego de la primera mirada, un mal histórico de la humanidad. Qué perdida de pasión cuando no se nota el concepto de mi obra pornográfica, cuando no se ve más allá de la epidermis. Pero el cruel inicio que me castiga por olvidar vestirme de virgen, te hace un analfabeta a todo lo que escribo, me hace indescifrable y complicado ¿Por qué tanto desprecio a la complejidad? Si se trata de una colección de cosas simples juntas, es tan sólo el manifiesto de una generación floja, despreciar sin motivo, es que sólo hace falta mirar más allá de la tela, cuando además el mensaje será valioso y sobre todo raro por el esfuerzo, y ahí viene la mayor recompensa: Los nexos de la exclusividad.
Pero aquellos ojos gemelos a los tuyos y aquellas bocas que hablaban antes que nosotros, condenaban ya: "Puta una vez, puta por siempre". Se aloja en la mente y se asoma por la boca el gran demonio que impide a un ser humano ver la esencia de otro ser. El discurso de las masas sobre amor propio panfletea y prepara el ejercito de ególatras.
Un cruel inicio me condena. Pero la pelea calma cuando la piel se estruja contra otra elegida, cuando es la cura de la fiebre de los solos; pero este mundo sabe ignorar el milagro de dar alivio al desamparado, porque es la soledad la que realmente destruye a las personas.
Podrás ahora disfrazar viejas caricias y rozarlas a otras pieles pensando que son nuevas, pero rasgará la estafa y ensarnará tus amores. Porque en mis tierras son las putas las que se atreven a hablar con la verdad y son las vírgenes las que aprendieron a mentir callando. Ahora no podría esperar alguna salvaje atención porque un cruel inicio me etiqueta, me quita prestigio, seriedad, me hace parecer sediento, me hace menos sensible, cuando esta sensibilidad volaría tus puertas y quebraría como vidrio tus paredes mentales. Deseado Amante de baratija, dos puntos: otros idiotas vendrán. Sin embargo, Intento entonces una vez más. Alzo la voz para ser malinterpretado, pidiendo dar inicio a la evolución, lo intento, pero intento para no ser el idiota que no lo intentó y así convertirte en el idiota que no se atrevió nunca.

2 comentarios:

Maily Sequera dijo...

Daniel, tienes oraciones hermosas y no eres egoista con la sensibilidad. Esta vez tuve que esquivar algunos golpes y nunca supe si venían del autor o la lectora. Siento que algo nos prestamos. Gracias por compartir. Me gusta leerte.

Anónimo dijo...

Empieza Filosófico y finaliza romántico. Todo un reclamo.