jueves, junio 25, 2015

Buen provecho, gracias por venir

Cada día que pasó
fue un ladrillo arrojado 
que esquivaste
hasta llegar bailando
intacto en la marea del tiempo
y volver a escribirme
y yo
lleno monstruos
te comí.
Digno de la desesperación
de las cosas
que no sabemos aceptar.

No hay comentarios.: