martes, enero 17, 2017

El Amante Uruguayo

En aquella playa verde
donde el sol quedó desnudo 
yo atrapé tu gentilicio de amor
entre mis dientes 
Frente al mar trans 
sapos gigantes se ocultaban 
entre los montes rioplatenses
haciendo ruidos de recién nacidos 
para engañar mujeres y comérselas.
A las cero horas 
el mesías de carne apareció 
lavando mis pies con saliva 
sin tener idea de cómo me excita 
la dulce violencia de los hombres amables.

2 comentarios:

ANGEL RAFAEL dijo...

Me encanto........ Daniel Gracias por entregar tu energia y buena vibra al escribir.

Javier Barba Garzón dijo...

Y es que usted me hace sentir (discúlpeme la insistencia) adicto a sus playas verdes, sus ciudades de las maricas, sus piruetas sexuales, así que le formulo un ruego: escriba pronto.