jueves, abril 26, 2012

A veces pienso que:

Una buena idea es la semilla de una buena realidad.

martes, abril 24, 2012

Ciclo de defensas

Le besé en defensa propia
como quien busca el golpe
sólo para no tener que vivir
con el miedo de esperarlo.
le desnudé en defensa propia
y me desnudé yo por dejarme ganar
le amé en defensa propia
sufrí y reí por cada batalla
le intuí en defensa propia
le quise, le respiré, le lloré
a su guerra y su eco
le grité en defensa propia
le dejé en defensa propia
por recordar que sé dejar
le volví en defensa propia
porque se me olvidó
me destruí en defensa propia
me despedí en defensa propia
trato ahora de armarme
reconozco el desastre
salgo reciénparido del caos
porque hace falta
porque así soy yo
quise algo más por instinto natural
y ahora me preparo
porque es mi turno
porque viene mi ataque.

lunes, abril 23, 2012

La fuerza del que pierde

De la derrota nace el mayor poder
la fuerza del que pierde nunca dependerá de alguien más,
pues la victoria tiene la levedad de alejarte de ti mismo.
Si la fe rota y el amor dañado impiden reír
que se sepa que el camino sigue
y el paso aunque sea lento no deja de ser paso.
De la derrota nace el mayor poder
el mapa del que ha perdido siempre lo llevará a casa,
que no se confunda la derrota con la renuncia
los que renuncian no vuelven nunca.
Lo que se da y no regresa, se transforma
hay cosas que no dependen de nosotros
un corazón roto, que es realmente
una ilusión moribunda
aleja hasta  cualquier dios
pero de la derrota nace el mayor poder
el adiós es muerte y resurrección.
Puede doler mientras se sana
pero no puede sanarse mientras se hiere
cuando el llanto llega a nuestro centro termina su viaje,
la victoria tiene la levedad de alejarte de ti mismo
no hay fuerza que no pueda trabajarse
y el amor correcto es el que se sincroniza.
La fuerza del que pierde nunca dependerá de alguien más
tenemos la obligación de seguir
recordad, el propio ser sabe cuándo parar
cuando el dolor explota la opción nos elige
nuestra última estación es el adiós.

domingo, abril 22, 2012

A R


Doble retrato

viernes, abril 20, 2012

Soma

Reconocer, implica la soledad
quien tanto niega un crimen
y vocifera de culpa a otro
es quien lo ha cometido y volverá a cometerlo,
es la filosofía de los celosos
cuando el esfuerzo por lavarse las manos
supera al esfuerzo por no cometer el crimen.
Reconocer, implica seguir solo
si uno decide escapar de las caricias
que aprenden a mentir.
Que pena si el toque falso aprende a ser igual
y que ninguna alarma suene
y que la tontería esté en los cromosomas
y que a menos que no se diga
uno nunca sepa nada. 
Reconocer implica estar solo,
yo eventualmente termino rompiendo todo.

martes, abril 17, 2012

A veces pienso que:

Mis héroes y heroínas suicidas, me contaron sobre la vida con mayor y mejor pasión que mis vivientes profesores

lunes, abril 16, 2012

A veces pienso que:

La timidez tiene la sustancia de los sentimientos que no caben en la boca.

miércoles, abril 11, 2012

Tristesse

He juntado trozos de mis partes rotas, me ha tocado con ellos dibujar un cartel sobre láminas de metal y óxido, el cartel dice más o menos esto: "No pasar, no tocar, no nada". Podría entre paréntesis escribir incluso: "Aléjese". Podría hacerlo, podría decir "quédese sólo si puede amarme como nadie me ha amado". Pero en la realidad que conocí hay dolor ante lo específico, por eso aunque pudiese escribir: "quédese, traiga su amor para compartir", habría de seguro perdido tiempo, que es realmente vida y ganado más cosas rotas. Algo importante es que yo debo amarle también, de nada sirve querer uno solo, olvidé decir. Siempre tuve que pedirlo todo, el gesto nunca me sorprendió. Tengo aquí pedazos de todo, trocitos de todo lo que quise, bueno, de todo lo quebrado y roto y dejado, que no es lo mismo, y su filo son los gestos que no vinieron. Habrá que saber, que la tristeza es la inalcanzable repetición de un momento feliz, que se aloja en un recuerdo.

Daniel.

domingo, abril 08, 2012

A veces pienso que:

A lo que algunos le llaman: Amor, yo le llamo: Sincronización.

Si vieras conmigo gatos de luz

¿Has visto alguna vez gatos de luz? 
La verdad es que no me gustaría que los vieras, son igual de tramposos que el resto de los gatos. Permíteme suspirar. Sin embargo si te toca verlos, ojalá sea conmigo, no es que me crea tu madre como dices, somos sólo dos viejos, además no sería la primera vez que te cuidara. Al amar se descubre, que las casas hablan, que las calles recuerdan, que los días reviven y la tristeza es la ausencia de todo eso. Decía todo esto el viejo, mientras su cabello perlado se reflejaba en la copa medio vacía o medio llena de vino blanco, todo depende de quién la mirase. La otra copa estaba llena, algunos dirían intacta, el restauran estaba ambientando con luz naranja que se fundía mortecina entre las sombras y los rincones. Alguna vez pensé que alguna pelea nos separaría, que nos rompería el alma, las ropas, los pies y las ganas, pero aquí estamos, dos viejos, no una vieja y un viejo, sino dos viejos: Tú y yo, no me mires así o te tomo la mano, y sé que aún después de tantos años no te gustan los afectos en público, antes porque podían robarnos, golpearnos, matarnos y robarnos otra vez, ahora porque somos muy viejos, y esas, según tú son cosas de jóvenes. El hombre del cabello de plata seguía hablando, su mirada era oscura y triste pero con cierto halo infantil mientras la copa se vaciaba más. Aún puedes reírte, conmigo, o de mí, no importa lo ideal es aún verte reír y aún verte con dientes, con pelo menos blanco que el mío, viejo necio que eres mayor que yo y con cabellos negros aún, qué bueno que ninguna mala noche te alejó, ni me alejó de ti ¿Por qué nunca nos casamos? Que no me mires así te digo, que ha sido chiste, un chiste todo menos lo de casarnos. Yo siempre quise, y sé que a veces tú también querías. Pero se nos pasó, como Madrid, como Buenos Aires. No has bebido nada, ya la gente me ve raro otra vez, desde que era un niño me han visto así, pensé que luego de que la belleza se fuera, se escapara como lo hizo, a otro cuerpo, pensé que luego de todo esto, la gente dejaría de verme así, pero no. La gente siempre será la gente. Te decía que no has bebido nada. Viejo nunca te gustó demasiado el vino, pero es la bebida del festejo y la compañía me sigue pareciendo un buen motivo para celebrar. Hace treinta años tenía a esta amiga, Ana Patricia ¿La recuerdas? Seguro que no tú nunca te acuerdas de nada, para ese entonces ella y su novia tenían doce años juntas, la primera vez que lo escuché quise tener veinte y treinta y cincuenta años contigo viejo, viejo necio y hermoso, las lesbianas duran siempre más ¿Estarán aún juntas? ¿Quién sabe? Dame tu mano por debajo de la mesa, como aquella canción. A ti nunca te gustó hablar de la muerte, yo una vez estuve cerca la muerte ¿Sabes qué ves? Gatos de luz, no me gustaría que los vieras, o quizá me gustaría si los vieras conmigo, creo que ellos me conocen, no me mires así, la gente también me ve aún mal, como raro, no sé ¿Comeremos algo? Nuestra nevera en casa parece como de prostituta elegante, sólo hay una botella vacía de vodka de algún tiempo y yogur, y galletitas, pero galletitas por mí, a ti ya no te gusta eso. Bebe viejo, bebe un poco porque te quiero, y aún lo digo con llama en estos labios viejos que tanto besaron pero eligieron vivir en los tuyos.
La copa se vació y el hombre de mirada antigua pero infantil, el mismo hombre parlanchín hizo una seña al mesonero, tráigame dos copas más, aunque mi compañero no ha tocado la suya ya se ha calentado su vino, es que a él no le gusta mucho, el viejo sonrió. A lo que el mesonero, un muchacho de cara larga y ojerosa y confundida respondió: ¿Dos? ¿Espera a alguien más señor? Claro que dos, joven, entonces el mesonero interrumpió, disculpe señor, ¿Entiende usted que está solo?
Luego respondió al instante el viejo con la mirada quebrada y brillante y una sonrisa borrosa temblando, al muchacho:
¿Qué quiere decir con solo?

viernes, abril 06, 2012

A veces pienso que:

El diablo es la excusa que inventamos para maquillar la maldad propia.

lunes, abril 02, 2012

A veces pienso que:

Puede medirse la maldad de una persona según su indiferencia para juzgar, por tanto hay también maldades estúpidas, como maldades cobardes, que son esas mismas de sentirse con derecho a condenar el amor de otros seres.

domingo, abril 01, 2012

Confesión a nadie de la parte propia

Alguna parte mía incita a la grosería
lo sabe la pasivo agresividad de mi madre
lo sabe el maltrato de mi amante
lo sabe el desconocido que me lanza cosas
lo sabe el abandono de mi padre.
Lo sabe quien me incapacita por autismo
lo sabe quien me grita marico, raro, extraño
verde, rosado, negro, amarillo.
Me adora la grosería,
no es esto la confesión de una víctima
es el descubrimiento de una parte propia.

Diario el Siglo:La Cultura en un Espacio - Efebos de Daniel Arzola

Publicación realizada  el 1 de Abril por el diario El Siglo, en la columna de la maravillosa Ydelisa Rincón "La Cultura en un Espacio".