jueves, enero 17, 2013

Pido la Palabra

No venga a decirme
que es un juego,
si el dolor no da risa
No venga a decirme que fue un chiste,
si la ignorancia lanzó carcajadas de burla
que me dejaron marcas en la cabeza
No me diga que no era en serio
si todos ríen menos yo
no me hable de patria
que la patria, muerto no sirve de nada
No me restriegue su sacrificio,
si no sabe qué es rendir una comida para todo un día
No me hable de sacrificio,
sin saber qué es ver a su hermana morirse de hambre
No venga usted a sentirse hombre,
Como si fuese un don ser hombre
porque hombría fue volver letra el abuso
y llenarme las manos de colores y no de sangre.

No venga usted a sentirse hombre
porque algo le guinda,
pues la verdadera formación nace del respeto
No tengo un defecto chistoso
ni una gracia que deba disculparse
y si dios tiene un problema conmigo,
que sea él quien me lo diga.


Ahórrese la risita estúpida que le defeca la boca
si la misma boca que pide un salvador
es la misma que calienta la masacre.

Conozco bien la gracia y el defecto del marica
yo no vengo a imponerme pero no me escondo ya
vengo a estar, sin contener la respiración
sin callarme la voz que aprendió a gritar
no vengo a quitarle nada a nadie,
entonces deje de quitarme lo mío
y no me vea como un saco de SIDA
si es usted a quien le ofende un condón
y no me vea como un confundido
si he estado tan seguro de quién soy
¡Tanto! hasta convencer: 
a una madre que me creía enfermo
a su dios que me quería muerto
y puedo seguir contando. 

Pocas personas pueden verse por dentro sin sentir miedo
y aquí estoy yo. 

Si aprendí a vivir en un país que me ataca y se burla
no me hable de respeto
Pido entonces la palabra:
Si no quiere que me defienda,
simplemente no me ataque.

1 comentario:

Art - Atack dijo...

Maravilloso! No dejo de deleitarme por tus escritos y por su capacidad de transmitir todo eso que llevas dentro