martes, octubre 14, 2014

Los niños buenos

Vi camino al infierno
ladrillos amarillos 
de buenas intenciones
siempre me lastimaron los niños buenos
a los niños malos los lastimé yo
pido que ningún momento del día
se le ocurra parecerse a ti
que ninguna letra oculta
en aquella foto
me diga nada
no hacen falta miserias
que me calcinen la retina
volvió el sueño de Andalucía
quiero ir a Granada 
sólo para ser fusilado otra vez
hay quienes notan el golpe
después de la herida
la herida no puede cerrarse
porque la herida soy yo. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

He paseado a orillas del rio Genil. He pasado tardes sentado en el parque que en Granada le dedican, en su casita intacta. Y jamas pensé que yo conocería en vida a alguien cuyos escritos me supieran tanto a Lorca, pero casi mas universal, mas Arzola. Más tú. Gracias por la herida siempre abierta. Javier.