domingo, mayo 09, 2010

Vestigio


Yo fui el cristo de tus dolores,
no me critiques la distancia
porque ni siquiera Jesús al bajar
quiso alguna vez volver a la cruz.
Yo cargué tú dolor
¿Quién cargará el mío?
si esto ahora pesa tanto
No te pido que me arregles,
te pido que dejes de dañarme.
Tal vez la felicidad no exista mamá,
pero yo quiero buscarla.

2 comentarios:

Airdoggy dijo...

TE QUIEROOO :)

Mishka dijo...

Excelente..me gustaron las palabras finales ;)