jueves, febrero 24, 2011

Causa y negación

He empezado a notar que expresas tu odio por las cosas que amo. Ha sido tan claro que has abusado de tu filosofía competitiva. He sido agresivo, pacifista e indiferente y no has mostrado interés. Entendí que la victima puede ser quien más daño haga. Por esas veces que no mediste el nivel de la tortura. He sido hijo, madre, padre y hermano y no has mostrado interés. Porque han sentido fascinación por mi cara, pero me desacredita el desorden. Porque cuando las relaciones son distintas no podría un dialogo ayudar. He sido genio, santo y desgraciado y no has mostrado interés. Porque hubo demasiados castigos por el asomo de mi curiosidad, porque el intento de perfección no alcanzó para ganar el respeto. Y no hubo monstruos debajo de la cama, el ruido diabólico venía de tu hipocresía.
Tuve que quitar los clavos y luego esconder las marcas, tuve que quemar la cruz. Nadie se persigno. He sido abofeteado, abusado y salvado y no has mostrado interés. Porque las verdades lastiman a los que viven en la mentira. ¿Podría acaso esperar que un día te despiertes sabiendo el sentido de lo correcto? No podría.
¿Podría calmar mi ser cuando tengas el descaro de poner palabras en mi boca?
No podría. ¿Podría creer que alguna vez dejarás de querer contagiar al mundo de tus negaciones? No podría. ¿Podría pensar que mi cultura me salvaría de tu amargura?
No podría. ¿Podría decirle a los niños que nos une un nexo? No podría.
Soy ahora: Causa y negación.
He sido hermoso, mierda, maldito y subpagado y no has mostrado interés.
He sido vulnerable, irresponsable y culpable y no has mostrado interés.
¿Podría animarme a meter el cuerpo ante la bala de tu amor otra vez?
No.
No podría.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A tanta perfección sólo hay que agregarle una "s" en el 8vo verso

Anónimo dijo...

En realidad en el noveno...

Arzola d. dijo...

Agregada. Gracias.