lunes, septiembre 28, 2015

Carta de recomendación



A quien pueda interesar:

Sirvan estas líneas para dar fe
que el amante al que te expones
usará lluvia para hacerte dormir
y su espalda de blanca montaña
será almohada de bienvenida
a la migración de dos cuerpos.
Te dirá que no le gustan los cariños callejeros
pero un día en el país de la garúa y la ciudad histérica
te sorprenderá cuando finalmente te tome de la mano
y entonces será el momento de guardar las garras.
Puede que no hayan gestos o sorpresas románticas
pero lo digo como el explorador que fracasó en su viaje
no quiere esto decir que no podrás
despertar su lado dormido
y entonces conocer su tesoro.

Su cabeza cercana a los techos
hacía inclinar la planta de mis pies
para florecer en el baile de las bocas
satisfaciendo de tal modo 
mi pasión por las alturas.
De conductas ermitañas 
ofrecerá muy malas citas
pero será capaz de reconocerlo
como quien acepta 
que ha nacido para equivocarse,
no conocí yo
su intención por corregirlo
a ti te deseo suerte en eso.

A veces hablará un lenguaje
incapaz de comprender 
te recomiendo escuchar,
aunque la razón parezca obra de Kandinsky,
disfrutarás  sobre todo
ante la naturaleza de los cuerpos
su manera de salirse de la líneas 
tibio amamanto en la crueldad del invierno
con el fauvismo de un bisonte en llamas 
que se hará cenizas en tu piel.

Advierto que su formato de amor
a veces pareciera no existir
pero existe, y lo sabrás más allá 
de la desnutrida fe hacia lo que no se ve. 
A veces cuando piensas que se acaba
volverá todo a empezar, 
ofrece perdón
si esto no pasa.

Podrás quererle, y si tienes suerte él también te querrá 
pero si la suerte se queda dormida,
recomiendo: 
Quererlo cuando no puedas entenderlo,
y sobre todo
entenderlo, cuando no puedas quererlo.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante Daniel. Como siempre. Te sigo leyendo como siempre. Tu arte sin formato o con él siempre enamora, aunque no te entienda por completo. Lo de entenderlo por si no no me enamora, no me hace falta. Javier.

Antonio Herman Zurita dijo...

Estupenda!!!!

Anónimo dijo...

¿Qué obra es la de la partitura?