domingo, noviembre 02, 2014

Juntando los daños

Disfruta cada sonrisa
pequeño Charlie Brown
que la felicidad también es un ave
que se va cuando más queremos volar 
A veces somos una colección de daños. 
Cuidado y se te parte la boca con la sonrisa
que nace del momento que ya no puede ser
un dios griego te eyacula en la cara
cuando vez a un chico alto
ahora eres un mundo rojo
quizá estés solo por no poder soportar la verdad
has vuelto a sentir grandes abandonos
en pequeñas cosas. 
Disfruta cada sonrisa, pequeño Charlie Brown.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué hermoso es ser una colección de daños y sin embargo poder seguir andando. Qué hermoso y qué gran verdad estar solo por no soportarla, la verdad. Igual te agradecen los pequeños Charlie Browns de todo el mundo que le hayas puesto el espejo de las sonrisas que se esfuman. Javier.