jueves, junio 25, 2009

Qué feliz me siento entre tus brazos


A las 4 de la mañana de una casa en llamas ardientes naranjas y rojas salió corriendo Mónica, una gatita sin cola, sangrando, inhalando y exhalando, a lo lejos logro sentarse con la mirada fija en el Leviatán de humo y el resplandor carmesí que aún a lo lejos se veía. !Oh! su hermana quedo atrapada en medio de ese demonio ardiente, inhalando y exhalando, jamás la vería de nuevo.... inhalando y exhalando, oh! mi cola.... inhalando y exhalando. Verán los gatos no es que sean independientes y solitarios por naturaleza, es que a veces no hay otra forma de ser, porque sólo se vive cuando se respira y este proceso pasa una sola vez, no más.




Un año después del día del terrible accidente (que fueron 18 en la vida de Mónica), fue que lo conoció. El hecho fue el siguiente: un grupo de idiotas niñatos con carencia de capacidad razonable la perseguían para lastimarla (¿de qué otra forma se le podría llamar a alguien que se divierte causando daño?), de este modo corría desesperada Mónica la gata sin cola. Hasta que quedé acorralada, en la calle por no ser atropellada y entonces recibió una patada, el impacto la llevo en cámara lenta, todo giro y se volvió casi desenfocado, el dolor la recorrió como una onda expansiva y antes de tratar voltearse para caer de pie escucho una voz que jamás olvidaría... - Malditos!- dijo él indignado- y repitió: Malditos- mientras los criminales minúsculos corrieron, Mónica cayo de patas y lo vio.
Allí mismo estaba su héroe un muchacho de alta estatura, de cara cuadrada y cabellos del color de la tierra nueva, y fue así como la cargo entre sus brazos gruesos y blancos, -pero si eres una niña...mira que te han hecho - dijo él mientras sonreía con un matiz de compasión, viendo la falta de una parte de ella, y con ella misma en sus brazos que no dejaba de verlo inhalando y exhalando. Entonces alguien lo llamo por su nombre- !Diego! -se escuchó a lo lejos- dejándola de este modo cuidadosamente de nuevo en el piso corriendo en dirección opuesta, Diego... -suspiro ella en su mente.


Y así día tras día por la misma calle el muchacho de cara cuadrada y cabellos terrosos pasaba a dejar pedazos de comida, y pedazos de cariño para Mónica la gata con nombre de mujer.
Siento felicidad cuanto te veo, recuerdo los primeros días con mi hermana... tú haces que no piense en la maldad del mundo, así de feliz me haces sentir mi Diego - alimentaba pensamientos ella.

Verán hay cosas en la vida que no se pueden evitar, por esto de que no existen las coincidencias, sólo lo inevitable, incluso hay presencias con las que estamos destinados a toparnos.
Fue un jueves a las 9 de la noche, que Diego venía de clases camino a su casa cuando el destino nuevamente puso en su camino un idiota con carencia de capacidad razonable, sólo que esta vez de mayor tamaño y con recursos mucho más serios de daños, con pistola en mano pidió los zapatos de él, inhalando y exhalando, Mónica atenta al escalofrío que recorría su cuerpo, Diego quitó sus zapatos, el sujeto armado no dejo de apuntar y dijo algunas palabras, la gata como guiada por algo más grande brincó, mordió, defendió, y recibió el impacto de una bala y el tipo se hecho a correr, con el cuerpo destrozado, recordó aquel leviatán gigante de humo y fuego que se llevó todo, esta vez en brazos de un muchacho lloroso y tiritante entre su cara cuadrada húmeda impregnada en dolor - gatita... gatita... no .... gatita - logró escuchar ella a medias- Hay cosas que podemos evitar, si una fuerza superior realmente nos creó, pienso que esto se le salió de control hace mucho tiempo - inhalando... y exhalando, inhalando.... mi Diego... mi Diego bonito qué feliz me siento entre tus brazos.

2 comentarios:

Cindy Scarlet dijo...

hermoso! o.o jaja y esa musiquita de fondo tambien ayuda n,n lindo nombre el de la gatita... aunque eso me recordo a esa escena en la obra de Garcia Lorca (asi que pasen 5 años) donde esta la gatita y el niño... me gusto la entrada :)

Anónimo dijo...

Parece mentira pero por mi parte muchas veces extraño mas a mis antiguas mascotas que a personas que he conocido, cuando estaba en 4año de camino al liceo siempre me encontraba con un gatito negro que vivia en una de esas casa que no cuadran con la ciudad porque parecieran una finca, animales, piso de tierra, muy linda, en fin, siempre que yo pasaba alli estaba en la reja esperandome jugaba con el unos minutos y seguia mi camino, el dia que presente mi proyecto de 5 pase como todos los dias y para mi sorpresa el gatito no estaba en la reja...sino en el medio de la calle muerto aplastado por un idiota cavernicola, me dio mucha rabia! siempre lo recuerdo...mas que viejos amigos o conocidos mejor dicho mas que el difunto xposo de mi mama... no creo que sea iwal no creo que el me recuerde solo c que yo si y eso es lo que importa... :D